image

"Con cinco (5) minutos de actividad en Bolsa es suficiente. Aquí y en Wall Street. Inquietante…"

por Moisés Romero Hace 2 mess
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Twitteaba KOSTAROF.com‏ @Kostarof 16 hace una semanas, aunque lo viene adviertiendo desde hace tiempo, que siguen los fenómenos #Poltergeist viendo cómo en los cierres de las sesiones bursátiles los volúmenes de negocio en algunos casos se doblan respecto a lo que han hecho en toda la sesión. Citaba que ese día (y otros muchos más) el Santander había negociado más en la subasta que durante todo el día en mercado abierto. Es una tendencia, que se reproduce, día tras día, en los últimos años. Si dramático es este asunto, más lo es la recreación y puesta en escena del fenómeno en Wall Street: La primera y la última media hora del día de operaciones en los Estados Unidos ahora representa el 39.6 por ciento de todos los volúmenes, frente al 31.5 por ciento de hace una década. Lo pueden ver en el siguiente gráfico vía @vader7x

Imagen

Recojo, además, otro gráfico vía Trevor Noren @trevornoren en el que resalta que "El hecho de que incluso algunos de los productos financieros más grandes y más comercializados son vulnerables a fallas repentinas proporciona una gran razón ex ante para preocuparse de que estas pequeñas grietas en la base puedan revelar problemas estructurales más profundos que simplemente no han sido expuestos aún".

Imagen

Se ha demostrado que Bolsa española no es capaz de conjurar un simple resfriado de Wall Street; que los mayores valores del mercado han sido destrozados por la acometida de los hedge funds, con sus posiciones cortas y que la liquidez cada día es menor ¿Qué pasaría si sufriera un episodio como los expuestos en los gráficos anteriores?

Y les dejo con la siguiente reflexión: No tiene por qué ser verdad lo que todo el mundo piensa que es verdad", o, también, «No hay preguntas estúpidas». (El traje nuevo del emperador (Keiserens nye Klæder), también conocido como El rey desnudo) Un cuento de hadas danés, que hay que volver a leer. La traslación del cuento, nunca mejor dicho a la Bolsa española, nunca tuvo mejor encaje: la Bolsa española no es lo que parece. Obligados, como estamos, a retransmitir cada día el partido que se juega en el parqué, confiamos a la verborrea y al cortapega un cúmulo de líneas habladas y escritas, que nos alejan de la realidad de lo que realmente sucede en las salas de operaciones, porque desde hace tiempo apenas sucede algo. Los volúmenes de negocio han caído a niveles de miseria; los inversores finales no quieren saber nada del mundo de las acciones; los gestores buscan fórmulas e instrumentos para generar comisiones. Y a punto de terminar el primer semestre del año, números rojos en la Bolsa española, cuando todos los gestores nos la habían recomendado como inversión estrella. La Bolsa española está desnuda. Ofrece grietas, que escondenmuchos problemas estructurales de fondo.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+