image

“DEUDA GLOBAL ¿Crash? ¿Quiebra de países? ¿Quitas? Llegan las emisiones a 1.000 años"

por Moisés Romero Hace 1 semana
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Escribía hace un año que "la ingente Deuda Global, con registros jamás marcados en la Historia, es uno de los grandes problemas que azota el crecimiento mundial. Los dioses y sabios del Planetas Tierra llevan años discutiendo en privado qué hacer, cómo reestructurarla. Se habla de quitas en torno al 25%, de sacarla fuera de los bancos centrales... También, de perpetuarla. Seguir dándole patadas al balón, hasta que estalle por las costuras. Países como Canadá o España ya han emitido bonos a 50 años, mientras que México, Bélgica e Irlanda lo han llegado a hacer con bonos cuyos vencimientos son a cien años vista. Irlanda y Bélgica han logrado colocar deuda a un siglo con una rentabilidad cercana al 2,30%, mientras que México se convirtió en la primavera de 2015 en el primer emisor soberano de deuda centenaria. Ahora, el Departamento de Tesoro de Estados Unidos está estudiando la posibilidad de emitir deuda con vencimiento a 50 y 100 años con el objetivo de aprovechar el actual entorno de bajos tipos de interés, según aseguró hace unos meses el nuevo secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. En una entrevista con la cadena CNBC, Mnuchin indicó que emitir deuda a tan largo plazo es un asunto que se debe "considerar seriamente", y afirmó que es algo que ya han comenzado a estudiar en el Tesoro estadounidense. "Tenemos que explorar si podemos emitir deuda a 50 o 100 años con primas muy pequeñas", precisó Mnuchin, que reiteró que tiene sentido que el Tesoro estudie esta posibilidad, aunque señaló que todavía no están preparados para hacer un anuncio formal al respecto..."

Imagen

Pues bien, ha saltado la liebre de la mano de una empresa danesa. No de Dinamarca, sino de una de sus empresas. Todo se andará: Una empresa danesa lanza un bono con vencimiento a mil años. Se trata de la empresa danesa Orsted. Los títulos, destinados a financiar nuevos parques eólicos, tienen el año 3017 como fecha de amortización.

Esta deuda a mil años ofrece inicialmente un cupón anual del 2,25%. Según Orsted, nuevo nombre de la empresa que antes era conocida como Dong Energy, las peticiones de títulos han multiplicado por más de cinco veces la oferta, situada en 500 millones de euros. La emisión, colocada por Deutsche Bank, Barclays, BNP Paribas y Nordea; empezará a cotizar mañana en Luxemburgo.

Los analistas de renta fija, que este año ya se han llevado otras sorpresas como el interés del mercado por el bono a cien años de Argentina (país con una larga trayectoria de impagos), se preguntan las razones del atractivo de la deuda de Orsted. Joachim Fels, asesor de estrategia de la gestora californiana Pimco, indica que "si los próximos mil años son como los últimos 700 años, los tipos de interés deberían arrojar una tasa media del 5,9%. Si esto es así, los inversores que compraron el bono danés a poco más del 2% no parecerán muy inteligentes a largo plazo"...

***

Ha escrito Antonio Iruzubieta en LACARTADELA BOLSA Una quiebra es una solución realmente dolorosa pero históricamente quien no ha podido pagar ha quebrado, con el Reino de España a la cabeza, vean cuadro de quiebras o reestructuraciones de países europeos desde el año 1.800:

Imagen

***

La deuda de hogares, empresas, bancos y gobiernos de todo el mundo sumaba al final de 2017 un total de 237,2 billones de dólares (191,4 billones de euros), una cifra que representa un nuevo récord tras incrementarse en 21 billones de dólares (17 billones de euros) en el último año, según los datos recopilados por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

A pesar de este aumento de la deuda global en cifras absolutas, la ratio de deuda global en relación al PIB mundial se situaba al final de 2017 en el 317,8%, por debajo del 318% del trimestre anterior y más de tres puntos porcentuales inferior al máximo histórico del 321% registrado un año antes.

La deuda de las economías avanzadas sumaba al término del cuarto trimestre de 2017 un total de 173,8 billones de dólares (140 billones de euros), mientras que el pasivo de las economías emergentes era de 63,4 billones de dólares (51,4 billones de euros).

La deuda de los hogares de las economías desarrolladas alcanzó los 34 billones de dólares (27,4 billones de euros) y 10,7 billones de dólares (8,6 billones de euros) en el caso de las familias de países emergentes, haciendo un total de 44,7 billones de dólares (36 billones de euros).

"El incremento de la deuda de los hogares refleja la confianza global de los consumidores", señalan los autores del informe, destacando que la ratio de deuda de los hogares sobre el PIB acumula once trimestres consecutivos al alza, situándose al final de 2017 en el 59,3%, cerca de su máximo histórico del 60%.

Por su parte, la deuda de empresas a nivel global era de 69,8 billones de dólares (56,3 billones de euros), de los que 41,1 billones de dólares (33,1 billones de euros) correspondía a empresas de países desarrollados y 28,7 billones de dólares (23,2 billones de euros) a compañías de países emergentes. De este modo, la ratio de deuda empresarial respecto al PIB global se situó en el 91,3%, frente al 92,2% del año pasado.

En el caso de la banca, las entidades pertenecientes a economías desarrolladas adeudaban 49 billones de dólares (39,5 billones de euros), mientras las de economías emergentes la deuda ascendía a 9,8 billones de dólares (7,9 billones de euros), sumando 58,8 billones de dólares (47,4 billones de euros) en conjunto.

DEUDA PÚBLICA EN EL 86,4% DEL PIB MUNDIAL.

Asimismo, la deuda pública mundial sumaba en el cuarto trimestre de 2017 un total de 64 billones de dólares (51,7 billones de euros), frente a los 59,4 billones de dólares (47,9 billones de euros) registrados al final de 2016. De esta cifra, los gobiernos de economías avanzadas adeudaban 49,8 billones de dólares (40,2 billones de euros) y los de economías emergentes 14,3 billones de dólares (11,5 billones de euros).

No obstante, la recuperación cíclica de la economía, sumada a las benignas condiciones de financiación y la debilidad del dólar propiciaron que la ratio de deuda pública mundial se haya reducido al final de 2017 al 86,4% desde 87,5% un año antes.

En el caso de las economías avanzadas, la ratio de deuda pública se situó en el 109,2% desde el 111,7% al final de 2016, incluyendo un 99% en EEUU y el 102,7% en la zona euro, mientras en Japón se situó en el 221,8% del PIB. Por su parte, la ratio de deuda pública de las economías emergentes se situó al final de 2017 en el 48,3%, frente al 46,9% de un año antes.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+