image

¿Por qué los inversores han de dar un voto de confianza?

por Ismael de la Cruz Hace 1 semana
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Para tranquilizar un poco a los inversores, cosa que siempre es bienvenida en contextos donde existen temores e incertidumbres, decir que a día de hoy tener un poco más de inflación en USA no debe de ser motivo de una excesiva preocupación, básicamente porque dicha subida de la inflación se produce a la vez que las expectativas de crecimiento económico se afianzan. Cuestión diferente sería si asistiéramos a una subida fuerte y rápida de la inflación o bien a una caída del crecimiento económico, pero insisto, a día de hoy este supuesto no se ha producido.

Por tanto, a nivel macro todo sigue bien y las probabilidades de recesión son prácticamente nulas. Sí es cierto que la política de la Reserva Federal  puede ser un factor potencial de riesgo, pero hasta ahora ha sorteado bien todos los obstáculos en aras de subir los tipos de interés sin que los mercados ni los inversores hayan reaccionado mal. De todas maneras, lo más difícil para la FED está todavía por llegar, pero lo realizado hasta el momento merece buena nota.

Así pues, señores, de momento no se ven señales o signos de recesión y hay una menor probabilidad de que la inflación suba lo suficiente como para impulsar a la Fed a invertir la curva de rendimiento.

Los mercados emergentes sí tienen en cambio motivos para estar preocupados. Los niveles de deuda que se cuadruplicaron en una década han hecho que sean vulnerables al ajuste de las condiciones financieras en una fase en la que la FED procederá a subir los tipos de interés varias veces, de hecho, Fitch estima que la Reserva Federal aumentará las tasas de interés al menos seis veces hasta finales del 2019.

Dichas preocupaciones de los emergentes obedece a lo siguiente:

– Los flujos de capital a los mercados emergentes pueden disminuir a medida que los inversores obtienen mayores rendimientos en los activos de USA.

– Los gobiernos de los países emergentes se enfrentarán al desafío de tener que financiar déficits o refinanciar la deuda externa con un dólar más fuerte.

– Sus divisas se podrían debilitar.

– Se podría producir una caída de las reservas de divisas extranjeras.

En Wall Street estiman que los mercados emergentes más vulnerables son Ucrania, Turquía y Argentina. Un peldaño por debajo estarían los Emiratos Árabes, Qatar, Perú y Kazajistán. A China se la considera un país de riesgo medio.

Aquí pueden ver la correlación entre el dólar y las materias primas (desde 31 de diciembre de 1999 a 28 de febrero de 2018).

Imagen

Jodie Gunzberg, Managing Director, Head of U.S. Equities

Por primera vez desde junio de 2014, el índice dólar spot (interanual) fue negativo en marzo. Históricamente en los últimos 10 años, existe una correlación de -0,60 entre las subidas del dólar y las materias primas, lo que significa que la relación es negativa pero no muy fuerte. Más importante aún, cuando el dólar subió año tras año, aumentó en promedio un 8,1%, impulsando las materias primas un 7% en promedio. Mientras que algunas commodities sensibles a la economía se mueven más por la subida del dólar especialmente la energía, muchas son menos sensibles y algunas incluso aumentan con un dólar al alza.

Este otro gráfico es interesante. Por cada aumento del 1% del dólar, vemos cuánto tiende a moverse una materia prima. Por ejemplo, si el dólar subió un 1%, el níquel cayó un 1.907%.

Imagen

Jodie Gunzberg, Managing Director, Head of U.S. Equities

En la siguiente foto tienen el comportamiento de las materias primas durante el mes de abril.

Imagen

Marya Alsati, Product Manager

¿Y cómo van los sentimientos de los inversores? El optimismo se recuperó, pero continúa por debajo de su promedio histórico.

El sentimiento alcista, las expectativas de que los precios de las acciones suban en los próximos seis meses, aumentaron 5,1 puntos porcentuales a 33,5%. El optimismo se mantiene por debajo de su promedio histórico de 38,5% por undécima semana consecutiva.

El sentimiento bajista, las expectativas de que los precios de las acciones caerán en los próximos seis meses, cayó 4,7 puntos porcentuales a 25,5%. El pesimismo está por debajo de su promedio histórico de 30,5% por cuarta semana consecutiva.

Resumido quedaría de la siguiente manera:

Alcistas: 36,7% (+3,2% respecto a la semana anterior).
Neutrales: 42,7% (+1,8% respecto a la semana anterior).
Bajistas: 20,6% (-5% respecto a la semana anterior).


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+