image

"Incluso los que dicen saber mucho de Bolsa, apenas saben algo. Hay que estar muy, muy, muy en la pomada…"

por Moisés Romero Hace 1 semana
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Se acaba de jubilar, con más de 50 años de experiencia en asuntos bursátiles. Con 15 años era botones de un banco, que ya desapareció. Comí con él hace unos días. "Que nadie diga que es el más listo de la clase de la Bolsa. Salvo los muy, muy, muy insiders, la información es abundante. Tanto, que apenas sirve para algo. Tampoco hay instrumentos o gestoras milagrosas en el medio y largo plazo, que es el criterio básico a la hora de invertir en Bolsa. Huye de los consejos de los compañeros de carrera, amigos cercanos que trabajan en asuntos de Bolsa, vendedores y comerciales de productos financieros, timadores, fanfarrones y de los que dicen que se las saben todas. La Bolsa ha cambiado mucho, demasiado. La dispersión del negocio, que era el último elemento de análisis disponible, ha desaparecido, con el auge de las plataformas de negociación, además de la tradicional de Bolsas y Mercados. Ya no sabemos de dónde vienen los tiros ni quién tiene la metralleta en sus manos. Los brokers ciegos nos han introducido en las tinieblas..."

"En la cena de despedida de mi gestora conversé con un profesional, con fama de insider. Me reconoció que ya no sabe nada de nada, que ha perdido el Norte, el Sur, el Este y el Oeste. Citaba el caso de una gran operación realizada hace unos días en su banco. Entró una orden voluminosa de compra de un valor mediano. Ganancia asegurada, pensó. En efecto, el valor subía con ganas. Salió a la calle a fumarse un cigarrillo. Cuando se incorporó a la mesa de operaciones vio en la pantalla cómo caía el valor en cuestión ¿Por qué? El operador que compraba tenía enfrente a un compañero vendiendo con la misma fuerza. Eso no sucedía antaño..."

"Recuerdo el titular de Antonio Iruzubieta en LACARTADELA BOLSA: Una realidad muy cruda. Una mayoría de inversores tiene que perder para que unos pocos puedan ganar. Entre otras cosas decía que existe un dicho en Wall Street en ocasiones recordado en este blog,“the markets try to deliver the maximum amount of punishment for the most investors possible”, que una vez más invita a la reflexión. Es sinónimo de una realidad del mercado muy cruda. Una mayoría de inversores tiene que perder para que unos pocos puedan ganar. Y José Luis Martínez ahondaba hace en el mismo esquema: realmente es que no tenemos la información estadística adecuada para enfrentarnos a una crisis global como la actual. Y eso que llevamos siete años de “rodaje”, aunque aún nos llevará mucho tiempo no sólo entenderla como también valorarla de forma adecuada..." 

"Significa esto que se ha terminado el juego sucio. No. Un estudio reciente de la Universidad de Nueva York refleja que el 25% de todos los anuncios de fusiones y adquisiciones corporativas, mostraban un volumen de operaciones irregulares días antes de ser anunciadas, con un significativo aumento de opciones de compra sobre las compañías intervinientes. Este estudio, que demuestra claramente la existencia de información privilegiada, refuerza el estudio realizado el año pasado por Journal of Finance and Quantitative Analysis, que encontró un importante aumento en el volumen de operaciones de las acciones que tres días después iban a sufrir subidas o bajadas de recomendaciones por parte de analistas que mueven mercado. Estudios anteriores realizados diez o más años antes, mostraban situaciones similares, incluso porcentajes de juego sucio más altos. Se demuestra que hay jugadores en Bolsa con las cartas marcadas y que la obligación de los Reguladores es perseguirlos, aunque la tarea no es, precisamente, fácil salvo que te pillen con las manos en la masa. Legislar estas actuaciones es algo que se viene haciendo año tras año, pero el Mercado muestra lo que muestra, en este caso, sus debilidades..."

"Los manuales ya no sirven, porque hay mucha matemática y muchos matemáticos jugando con máquinas en todos los mercados. Ya sabes: En el Gran Casino de la Bolsa proliferan técnicas de trading de alta frecuencia (High Frecuency Trading), algoritmos automáticos de compra/venta de activos o técnicas de control del riesgo de las carteras asociadas precisamente a la volatilidad. En los últimos meses hemos asistido a varios procesos correctivos de alta intensidad y rápida ejecución (flash crash). Lo dicho, los ETF, ETN del VIX y la madre que los parió


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+