image

"Pronto olvidaremos la guerra nuclear que no se produjo y la tensión USA vs China. Pronto saltará otra liebre…"

por Moisés Romero Hace 1 semana
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

"La incertidumbre y la inseguridad Jurídica se han instalado en la geopolítica, en la sociedad, en las Bolsas, en los individuos, en las familias. Es muy difícil aguantar, resistir este fenómeno. Si un inversor no es capaz de aguantar la presión, lo mejor es que haga las maletas, aunque no hay refugios. Las Bolsas se enfrentan a un mundo pintado de todo menos de color de rosa, aunque surgió, una vez más, en casi todos los informes de estrategia y de situación de las principales firmas de análisis como la gran alternativa, el caballo ganador para este año ¿Quien puede vencer la incertidumbre? Sólo el análisis y la reflexión pueden conjurar el miedo, porque la incertidumbre seguirá. Antes de ayer se hablaba de la exuberancia irracional de las FAANG en Wall Street. Ayer, de la presunta guerra nuclear entre Corea del Norte y USA. Hoy de la nueva bomba atómica elaborada con los litigios comerciales entre China y USA. También, de la posible entra en recesión de la primera potencia económica del mundo..." 

¿Mañana? Puede ser el renacer de la inflación o el desastroso déficit presupuestario USA, que crecerá con fuerza hasta 2020 por la medidas fiscales del señor Trump, Y, en tiempo real,  los resultados empresariales se han convertido en el focus inicial de los expertos y seguidores del mercado. Pero sin perder de vista los movimientos tácticos de los bancos centrales, hasta ahora los controladores de todos los mercados. En el mismo acto, la perseverancia de una situación geopolítica confusa, difícil, amenazante. Un camino, como casi siempre, repleto de obstáculos, aunque hasta ahora ninguno ha sido insalvable. Ya saben, el Brexit; la victoria de Trump, los diferentes conflictos bélicos, los zarpazos del terrorismo ¿Una amenaza cierta? La encontramos en la sobrevaloración de Wall Street, con multiplicadores muy altos, mientras en Europa siguen por debajo de los promedios históricos..."

Imagen

"Todo va muy rápido en el mundo de la Bolsa y de las Finanzas. Las máquinas y los logatimos (logaritmos quiero decir) se han adueñado de los mercados. La Bolsa cotiza expectativas y siempre, siempre, el futuro es incierto e impredecible.  Nos encontramos, tras el varapalo del primer trimestre, el peor en muchos años, con el corazón partío de los inversores: creciente aversión al riesgo; volatilidades, que han despertado, pero sin derramamiento de sangre y elevada liquidez en las carteras. Estos tres factores son innegociables, aunque es cierto que dos de ellos, precisamente los dos primeros, son productos del enjambre del propio mercado..."

"Hemos observado en etapas anteriores que las subidas de los mercados se retroalimentan. Hasta el inversor más negativo y pesimista en el mercado se acabará convenciendo si el optimismo le rodea y los mercados le llevan la contraria de forma sistemática. El resto, los ambiguos o con serias dudas, pasarán a pesimistas y probablemente serán obviados. La racionalidad pasa a segundo plano ante una ambición creciente..."

"Klaus Kaldemorgen (Deutsche AM) ya dijo hace meeses que “No tengo duda de que lo crucial es proteger el capital en periodos de corrección. Esto es más importante que capturar todo el alza en las subidas. No sólo desde un punto de vista matemático es mejor a largo plazo. También psicológico. Cuando al cliente le ofreces rentabilidades adicionales a las que esperaba, se alegra. Pero cuando sufre pérdidas superiores a las previstas, tiende a ponerse nervioso y a dudar de la estrategia...”

"George W. analista londinense me contaba hace tiempo que "la inflación se presentará con nocturnidad y alevosía, pero con premeditación. La inflación sorprenderá a todos los participantes en los mercados y a los mercados mismos, porque nadie, absolutamente nadie, cree que esto pueda producirse. Olvidan que cambian los tiempos y las costumbres y, con ello, las varas de medir. La inflación de hoy no es la de ayer ni la de mañana será la de hoy. No todo consiste en medir la temperatura de los precios comprando pan, tomates o mantequilla. Hay nuevos componentes en la inflación de los individuos, las familias y las empresas, como el furor por la tecnología, cuanto más cara mejor. O por las vacaciones y viajes. O por la comida más equilibrada (y cara). También por los gimnasios y mil cosas más. Respecto a la vieja inflación, muy pocos parecen haber reparado en el alza de los precios del petróleo o en la sequía pertinaz que azota a más de medio mundo. Llegará la inflación, subirán los tipos de interés y el mundo de la inversión y de la Bolsa será otra cosa..."


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+