image

"Bolsa vs Bonos. La burbuja se ha pinchado. Lo importante ahora es la voladura controlada"

por Moisés Romero Hace 3 mess
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Alain M. especialista en renta fija, me dijo hace unos días "demasiadas gallinas y demasiados gallos a ver quién cacarea más alto y más fuerte, hasta generar un ruido atronador. pero no será para tanto. Los bancos centrales hace muchos años, que dejaron sus cuitas atrás y decidieron comunicarse en directo, con el objetivo primero de evitar cualquier colapso. Hubo expectativa tiempo atrás a la voladura controlada de determinados mercados. Los agoreros advirtieron de la imposibilidad de hacerlo. Pero no es así. Hoy los bancos centrales tienen armas con munición suficiente, inagotable para hacer lo que consideren en política monetaria. En lo que va de año se ha demostrado, así, que el proceso de normalización en marcha no se está haciendo a mamporro limpio, con violencia, y cuando la sangre quiere ir al río, rápidamente abortan el proceso. El mantenimiento de un pulso económico muy saludable tanto en USA como en la Eurozona apoya este fenómeno. Estoy convencido, también, de que ayudarán los resultados empresariales. En nuestro banco apostamos, por tanto, por una voladura controlada del mercado de bonos y, por la necesidad de hacerla. La burbuja Bolsa vs Bonos ha pinchado, que no es lo mismo que ha estallado..."

Otros analistas me dicen que "las advertencias que numerosos datos, estadísticas, estacionalidad, técnicos, ciclos… han venido lanzando en las últimas semanas presagiando un ciclo turbulento han comenzado a hacerse realidad.  El compendio de datos y lecturas ha permitido anticipar el comportamiento de inestabilidad de mercados que parece haberse impuesto, advertir de los riesgos con el fin de reducir exposición al riesgo y desarrollar sencillas estrategias para aprovechar una fase de ajuste de mercados como la actual..."

Antonio Iruzubieta escribía en LACARTADELABOLSA a mediados de agosto pasado una proyección documentada sobre los momentos burbuja de la Bolsa, que hoy está vigente:

  • “Claramente, una inflación baja sostenida implica menos incertidumbre sobre el futuro, y primas al riesgo bajo implican mayores precios de las acciones y otros activos productivos.
  • Podemos verlo en la relación inversa exhibida por proporciones de precios/ganancias y la cantidad de inflación en el pasado. ¿Pero cómo saber cuando la exuberancia irracional ha escalado excesivamente los activos productivos, que entonces se convierten en el sujeto de contracciones inesperadas y prolongadas como ha pasado en Japón en la última década? […]”

Los inversores tomaron nota del mensaje y en febrero de 1997 el mercado inició una corrección que finalmente quedó en pocas semanas de incertidumbre y caídas cercanas al 10% para el índice Dow Jones.

A partir de finales de abril de 1997, el mercado emprendió una fulgurante escalada que le proporcionó una rentabilidad al índice superior al 70% en los siguientes 3 años, hasta alcanzar máximos en el año 2000.

El SP500 se comportó de manera muy similar y recuperando alrededor del 100% en el mismo periodo.

El índice que realmente brilló en bolsa fue el tecnológico,  a principios de 1997 emprendió una carrera al alza que terminó siendo superior al 300% y una de las burbuja más potente de la historia, la mayor desde 1929, superando ampliamente cualquier métrica de valoración racional y cualquiera registrada con anterioridad. 

Naturalmente, el batacazo posterior fue proporcional y el índice tecnológico se dejó en el camino más del 80% en los siguientes dos años, un camino desagradable para inversores y empresas, desaparecieron multitud y el mercado realmente se limpió (proceso denominado por el economista Shumpeter como “destrucción creativa”). 

Entonces, el mercado preparó el terreno para emprender el siguiente ciclo alcista, aún hoy sigue vigente, incluso tras el bache de la crisis subprime.

La regresión a la media es una regla implacable e irrefutable, siempre termina ocurriendo y su virulencia y se corresponde con la del ciclo anterior. Cuando el péndulo se inclina demasiado en una dirección, el regreso suele ser rápido y violento, de similar amplitud al movimiento previo pero en dirección contraria.

Y eso fue lo que sucedió en el año 2000 con el Nasdaq pero fíjense en una particularidad de interés. La corrección de la gran burbuja se detuvo coincidiendo con los niveles en que Greenspan lanzó su alerta, vean coincidencia en los anteriores gráficos.

La política de los bancos centrales orientada a manipulación de los activos “ad-nauseum” hasta crear situaciones insostenibles de burbuja, se ha convertido en una forma de gestionar. Hinchar, pinchar, limpiar y volver a empezar. 

El ciclo de recuperación actual está bastante extendido y ha creado más desequilibrios y distorsiones que cualquiera de los anteriores, de manera que su ajuste presumiblemente será también proporcional.

De momento, no obstante, la fragilidad de la recuperación económica -a trompicones- o de los mercados, dependientes de la data dependiente decisión de la Reserva Federal para entre otras cuestiones reflacionar activos, no inducen a pensar que se vaya permitir una corrección brusca en los mercados financieros. Sólo de momento.

Los recuentos de onda de distintos índices desvelan un escenario de posibilidad que consistiría en una corrección de corto plazo, en la que parece están inmersos los índices y debería durar varias semanas, seguida de alzas renovadas y superación de máximos en la última fase del rally con origen en 2009, para alcanzar techo en los próximos 12-16 meses.

Un escenario probable y coherente con la tesitura económico financiera actual y con los recuentos de onda de Elliott, aunque como siempre sujetos a la subjetividad.

No obstante, existen asuntos de importancia y enjundia suficiente para desbaratar cualquier intento de estabilidad de mercados, como por ejemplo el bloqueo en las negociaciones del techo de deuda, escalada de tensiones geopolíticas o violenta corrección en los mercados de bonos… pero es casi imposible acertar con el vaticinio de la llegada del Cisne Negro que eventualmente provocará el descarrilamiento o pinchazo de las burbujas de bolsa y bonos actualmente en marcha.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+