image

¡Mal haríamos en echar del mercado a los especuladores bajistas!

por Carlos Montero Hace 8 mess
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Hay un proyecto de ley en EE.UU., que previsiblemente será aprobado por el Congreso, que regulará aún más el posicionamiento corto en el mercado de acciones. Entre las nuevas disposiciones se encontraría la de la comunicación oficial cuando un inversor ostente un porcentaje relevante de la compañía a corto. En principio esto parecería razonable y justo, pero tengo mis dudas. 

Joe Nocera, columnista de Bloomberg, publicó recientemente un interesante artículo donde habla sobre esta problemática. Vamos a comentar los hechos más destacados de este artículo.

Lo que Nocera señala en dicho artículo es que el Nasdaq, la Bolsa de Valores de Nueva York y Herbalife Ltd., han hecho un frente común para frenar el poder de los vendedores a corto forzándoles a revelar grandes posiciones, algo que actualmente no se requiere.

Lo verdaderamente relevante de esta historia es la presencia de Herbalife en este frente. Esta compañía libró hace varios años una dura batalla con el inversor Bill Ackman, que se había posicionado corto en esta compañía (posicionarse corto es apostar a que el valor va a bajar, pidiendo los títulos prestados y vendiéndolos al mercado, con la intención de recomprarlos posteriormente a un precio más bajo).

El hecho es que es una tónica habitual que las compañías tengan reacciones negativas a este tipo de posicionamiento en el mercado, lo cual es lógico. Al fin y al cabo, el objetivo final de todo equipo directivo es maximizar el precio de las acciones de su compañía. Es normal por tanto que la "visión bajista" de su compañía no sea bien aceptada.

Como señalábamos, este grupo de presión quiere que se apruebe la norma por la que los inversores deben de comunicar una posición bajista significativa. Después de todo, si un inversor compra el 5% de las acciones de una compañía, la ley obligar a revelar esta posición. Pero un vendedor a corto puede tomar prestadas tantas acciones de una compañía como desee sin que la compañía o los inversores lo sepan.

"La asimetría de información entre los inversores con posiciones largas y cortas priva a las empresas de ideas sobre la actividad de negociación y limita su capacidad para interactuar con los inversores. También priva a los inversores de la información necesaria para tomar decisiones de inversión significativas", así lo definía un portavoz del Nasdaq.

¿Parece una propuesta razonable no? Bien, veamos:

Si se aprueba una medida de este tipo, afirma Nocera, podría verse afectada seriamente la capacidad de un inversor por apostar contra una empresa poniéndose corto en sus acciones. El motivo es que los cortos necesitan tomar prestadas las acciones. Si el precio continúa aumentando, el vendedor a corto tiene que pagar más garantías, o liquidar la posición.

El riesgo es que si las empresas saben que tal o cual vendedor se ha posicionado de forma importante a la baja, pueden tomar represalias por diversas formas:

- Pueden presionar a los bancos de inversión para que pongan fin al acuerdo de préstamo.

- O pueden impulsar de manera artificial la acción,  y obligar al vendedor a corto a liquidar sus posiciones.

"Cuando compras una acción, la tienes", dijo Dan David, cofundador de la firma de investigación Geoinvesting LLC. "Cuando tomas prestada una acción, siempre estás a merced de una contraparte".

David Rocker, especulador profesional, cuando conocían estas medidas señalaba: ¿Por qué no les preguntan (Congreso) si quieren pintar una diana roja brillante en nuestras frentes?

Una medida que pueda alejar a los vendedores a corto del mercado sería una noticia muy negativa para todo el mundo. Este tipo de inversores son los detectives del mercado. Los vendedores a corto fueron los primeros en olfatear a Enron. Fueron los que advirtieron a los inversores que Valeant era un castillo de naipes. En nuestro país tenemos casos similares como el de Gowex. Durante décadas, los vendedores a corto han realizado la investigación necesaria para exponer los fraudes. Muy a menudo, las Comisiones de los Mercados de Valores de todo el mundo, se enteran de un fraude después que hayan sido descubiertos por los inversores a corto plazo.

¿Queremos echar a los investigadores privados del mercado? Yo no.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+