image

"Yo no lo sé. Tú no lo sabes. De hecho, nadie lo sabe"

por Carlos Montero Hace 3 mess
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

“El mercado se ha vuelto loco”, me comentaba ayer un amigo que trabaja como gestor profesional en la bolsa estadounidense. “Hemos pasado en unos días de que pareciera imposible una caída mayor al medio punto porcentual, a levantarse por la mañana y tener la sensación que en el mismo día podemos ver descensos del 4% y subidas de la misma magnitud. Eso ya lo había visto antes, pero siempre por algún acontecimiento realmente impactante para los mercados. De la noche a la mañana y sin haber pasado nada, es la primera vez que lo veo”, añadía.

Y es cierto. El pasado lunes el Dow Jones llegó a perder más de 6 puntos porcentuales en una jornada, y al día siguiente, la variación entre máximo y mínimo fue de ¡más de 1000 puntos! No, yo tampoco había visto antes este radical cambio de mercado en un par de días y sin que nada pasara.

En entornos financieros tan convulsos el mejor consejo es mantener la calma y no dejarse llevar. Para ello nada mejor que leer a los analistas financieros que en el pasado han demostrado mayor capacidad para gestionar este tipo de situaciones. Entre ellos se encuentra Jonathan Clements, autor financiero de éxito y editor de HumbleDollar.com. Recientemente publicó un interesante artículo en Market Watch detallando una serie de ideas y conclusiones que podríamos sacar de estos movimientos de mercado. Por su honestidad de pensamiento creo que es interesante que los comente en estas páginas. Dada la extensión los publicaré en dos partes. Veamos hoy la primera parte de esas ideas:

1. Yo no lo sé. Tú no lo sabes. De hecho, nadie lo sabe. La agitación de los mercados en los últimos seis días de negociación es un cambio notable respecto a la calma de 2017. Nuestro primer impulso es tratar de adivinar qué significa esto para los próximos meses. Pero en realidad, nadie puede pronosticar la dirección a corto plazo del mercado bursátil.

2. Mantenga la perspectiva. Lo que hemos sufrido hasta ahora es una caída menor si tenemos en cuenta la sorprendente carrera alcista que vivieron los precios de las acciones desde el 9 de marzo de 2009. Que el Dow Jones pierda casi 2.300 puntos en seis días de negociación parece mucho, pero es casi nada en perspectiva.

3. No hay una estrategia válida para todo el mundo. Todos estamos en diferentes etapas de nuestras vidas, tenemos diferentes objetivos y diferentes tolerancias personales al riesgo, y tenemos diferentes carteras: algunas infravaloradas en acciones y queriendo poseer más, otras sobredimensionadas y preguntándonos si vender.

4. En lugar de preocuparse por hacia dónde se dirigen las acciones, concéntrese en el riesgo, en particular concéntrese en estas dos preguntas: ¿Tiene dinero en acciones que necesitará en los próximos cinco años? ¿Tiene dinero en acciones destinado a la educación universitaria de su hijo adolescente? Si la respuesta es sí, considere seriamente trasladar ese dinero a un fondo del mercado monetario. A pesar de las recientes caídas y dada la cercanía de los máximos históricos, aún podrá vender a precios muy atractivos. De hecho más atractivos que los del diciembre pasado.

5. Si se ha mantenido en efectivo esperando una gran oportunidad de compra, tendrá que esperar aún más. Mejor aún, deje de esperar y comience a comprar, pero lentamente. Calcule cuánto dinero quiere meter en acciones. Divida esa cantidad en 24-36 partes iguales, y luego distribuya mensualmente esas partes en los próximos dos o tres años. Si los precios de las acciones caen un 15% desde máximos, invierta el doble la cantidad mensual estimada. Si cae un 25% triplique su inversión mensual.

6. Si tiene más de 15 años hasta su jubilación, tiene dos tareas. En primer lugar, rece con fuerza para que caiga el mercado y así pueda comprar acciones a precios más bajos. En segundo lugar, intensifique sus ahorros para compensar lo que probablemente serán rendimientos modestos del mercado de valores en el largo plazo.

Mañana expondremos otras ideas de inversión de este brillante analista.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+