image

No sea un fan, sea un inversor

por Carlos Montero Hace 3 mess
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Hace ya muchos años, cuando empezaba mi carrera como gestor financiero profesional, el jefe de salas del banco de inversión donde trabajaba me dio este consejo: “No te apegues a tus posiciones. Son un simple instrumento para obtener una rentabilidad. Evita vincularte emocionalmente con ellas”.

Al principio no entendí estas palabras: ¿Vincularme emocionalmente a una acción? ¿Cómo podría hacer yo eso? Con el tiempo me di cuenta que esto se produce en muchas ocasiones, y que se comete el error de adaptar el entorno para justificar mantener un valor al que “has cogido cariño”. Un error.

Joshua M. Brown, analista financiero en Ritholtz W.M., recientemente publicó una reflexión sobre este hecho que me gustaría compartir con ustedes:

Tenga cuidado para no convertirse en un fan de unas acciones, bonos divisas, etc. Todos ellos tienen altibajos, fortalezas y debilidades, momentos en que lo recompensarán y otros en los que no lo harán.

Puede ser positivo sobre Berkshire Hathaway o Apple, al mismo tiempo que admitir que hubo menores oportunidades de inversión en estas acciones hace años, a precios más bajos. Puede ser un fan de las criptomonedas, pero aun así mantener el control sobre la realidad al decir que el futuro puede ser muy diferente de sus expectativas actuales, y que los precios pueden estar reflejando más optimismo de lo que se justifica.

Los activos financieros no son un equipo deportivo. Intente evitar las opiniones de las personas que colocan sus inversiones favoritas en la biografía de su cuenta de redes sociales, o que las ponen el nombre de su sitio web. Han cruzado el límite y sus opiniones ya no son válidas para cualquier otro inversor.

De hecho, se puede argumentar que la capacidad de ser optimista sobre algo a largo plazo pero cauteloso a corto plazo -o escéptico de las propias ideas en general- es uno de los niveles más elevados de iluminación que un inversor puede alcanzar. Y también funciona a la inversa: si odias una inversión con la que otros tienen éxito, al menos deberías considerar si te has perdido algo. Si su dinero está en riesgo en una inversión, ¿por qué no estar atento a nuevos acontecimientos que podrían presentar un riesgo con el que no estabas contando?

Para los técnicos es más fácil (aunque no quiere decir que sea fácil). Nunca se enamoran de una cosa fundamentalmente, aunque pueden enamorarse de una tendencia en particular y no quieran admitir que la tendencia ha cambiado.

Sus compañeros inversores en un activo en concreto que cambian de opinión o introducen motivos de precaución, no son ni desleales ni traidores. Y si te enfadas fácilmente por los comentarios de los demás sobre tus posiciones, es probable que algo esté fallando en ti.

No sea un fan, sea un inversor.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+