image

El auge de la inteligencia artificial podría provocar una rebelión obrera

por Carlos Montero Hace 5 días
Valoración: image3.00
Tu Valoración:
* * * * *

El ascenso de la inteligencia artificial amenaza con eliminar trabajos que antes se consideraban imposibles de automatizar. Una serie de artículos de investigadores de Oxford clasifica los puestos de trabajo por su susceptibilidad estimada a la automatización. Entre los más calificados que probablemente se desvanezcan, porque implican un trabajo que la IA puede lograr cada vez más a menor costo, están los brokers inmobiliarios, los ajustadores de reclamos de seguros y los árbitros de los deportes.

¿Podríamos obtener algo bueno del desempleo masivo al que nos dirigimos?

La historia nos dice que cuando la tecnología exprime a la gente y los saca del mercado laboral, hay una rebelión. La industrialización en la Inglaterra del siglo XIX, por ejemplo, dio lugar al activismo ludita.

Desafortunadamente, la historia también sugiere que las protestas de los marginados no resuelven el problema subyacente. El ejército británico reprimió a los luditas; el gobierno aprobó leyes para proteger los equipos industriales y la industrialización avanzó. Como Marx llegó a teorizar, en una sociedad capitalista, el gobierno es cooptado por las clases ricas.

¿Qué sucede, sin embargo, cuando esa habilidosa clase alta se queda sin trabajo? Esa es la pregunta que plantearía el desempleo masivo basado en la inteligencia artificial. ¿Qué pasaría si los abogados, periodistas, burócratas, gerentes corporativos y otros trabajadores de conocimiento de clase creativa no tienen trabajo? ¿Podría el ascenso de IA provocar una rebelión de cuello blanco?

A mediados de la década de 1990 se solía pensar que el gran desafío del campo era desarrollar un software que pudiera tomar una imagen arbitraria y producir una descripción textual.

En ese momento, las computadoras no podían decir si una foto contenía una cara humana o un tazón de macarrones con queso.

Era un problema que no se pensaba que se solucionara en 100 años.

Solo dos décadas después, una combinación de avances en hardware, big data, procesamiento paralelo y redes neuronales ha logrado avances impresionantes. Los sistemas de inteligencia artificial no solo son cada vez más capaces de describir el contenido de la imagen, sino que están ganando puntos de apoyo importantes en la traducción entre idiomas, calificación de ensayos y composición de música. Los sistemas modernos de IA ya están llevando a cabo análisis financieros, escribiendo artículos de noticias e identificando precedentes legales.

Las viejas ideas de que las computadoras no pueden hacer ciertas cosas humanas (ser creativas, expresar emociones, sentir empatía) están siendo refutadas una a una. Una forma visceral de sentir el acercamiento inminente de IA a la inteligencia humana es ver el resultado de DeepDream de Google, en el cual una red neuronal entrenada que funciona al revés produce imágenes fantasmales, que parecen genuinamente creativas e incómodamente humanas.

Es difícil exagerar lo que esto y los avances relacionados presagian. Incluso los tecnólogos que hicieron fortuna preparando el camino para el futuro de la IA han comenzado a dar la voz de alarma. Elon Musk, el CEO de Tesla, cuya tecnología automotriz incluye mucha inteligencia artificial, ha llamado a AI "la mayor amenaza existencial".

Bill Gates parece pensar que la crisis es evidente, diciendo que no "entiende por qué algunas personas no están preocupadas". Y si el futurista Ray Kurzweil tiene razón, para 2045, la inteligencia informática igualará o superará las capacidades humanas en todos los sentidos: lo que él llama la "singularidad".

Pero el apocalipsis laboral podría tener un lado positivo. Los luditas del siglo XIX no tuvieron éxito por una serie de razones: eran políticamente marginales. No estaban bien organizados.

Ellos diagnosticaron erróneamente el problema. Y, al menos en algunos relatos, tenían poco apoyo público.

Por el contrario, aquellos involucrados en un movimiento de cuello blanco tendrían fuertes lazos con personas influyentes. Se organizarían efectivamente Comprenderían el problema más amplio como un sistema económico imperfecto cuya patología tecnológica simplemente lo amplifica. Y tendrían las habilidades retóricas para atraer la simpatía del público, quienes probablemente también estén desempleados.

A diferencia de otras revueltas obreras, una rebelión de cuello blanco podría mover las palancas del poder para desarraigar el problema subyacente: un sistema político económico que concentra la riqueza, aumenta la desigualdad, protege a las empresas de la responsabilidad pública y no separa la riqueza y el estado.

Espero que la toma de posesión de la inteligencia artificial suponga un problema principalmente porque sus beneficios se destinarán a los pocos que poseen la tecnología, mientras que todo el daño recaerá sobre el resto de nosotros. Es un problema político, no tecnológico.

En mi opinión, la tecnología amplifica las desigualdades del capitalismo. Lo que la IA hará es convertir a casi todos en trabajadores desplazados, incluso algunos que anteriormente estaban entre la élite.

Fuentes: Kentaro Toyama, The Conversation


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+