image

Cuatro son las razones por las que las bolsas seguirán subiendo aún mucho más

por Carlos Montero Hace 5 días
Valoración: image3.00
Tu Valoración:
* * * * *

Son muchos los analistas que llevan advirtiendo a los inversores de un escenario de “exuberancia irracional” en los mercados, y la formación de un techo que conducirá a importantísimas caídas en bolsa. Un techo, que por otra parte, llevan advirtiéndolo años.

El argumento de la sobrevaloración se basa en datos objetivos. El 90% de los principales ratios de valoración del mercado de valores estadounidense, y de otros desarrollados se encuentran en los niveles más altos de la historia. Una reversión a la media de estos indicadores, lo cual es probable, provocaría considerables descensos en la renta variable. Este es un buen argumento evidentemente, pero no hay que desdeñar los argumentos en contra.

El economista jefe de Gavekal Dragonomics,  Anatole Kaletsky, nos muestra cuatro razones por las que cree que los mercados de valores seguirán subiendo en los próximos años. Dada la extensión de las mismas publicaremos las primeras dos razones hoy, y las otras dos razones en el artículo de mañana. Veamos:

1. La economía mundial se está disparando, con EE.UU., Europa y China, experimentando simultáneamente un sólido crecimiento económico por primera vez desde 2008. Estas expansiones enfrentarán el desafío de la inflación y de tipos de interés más altos. Pero, dado el alto desempleo en Europa, y la capacidad excedente en China, más las persistentes presiones deflacionistas de la tecnología y la competencia global, los peligros de sobrecalentamiento están a años de distancia.

Sin evidencias contundentes de inflación, los banqueros centrales preferirán arriesgarse a estimular excesos en sus economías, en lugar de tensionar prematuramente sus políticas monetarias. Por lo tanto, casi no hay posibilidades de un retorno rápido a lo que solía considerarse condiciones monetarias normales.

En cambio, las tasas de interés muy bajas probablemente persistan al menos hasta el final de la década. Y eso significa que las valoraciones actuales del mercado de valores, que implican rendimientos prospectivos de 4% o 5% por encima de la inflación, siguen siendo atractivas.

Una segunda razón de confianza es que el impacto financiero de las tasas de interés cero y la gran expansión del dinero de los bancos centrales conocida como "flexibilización cuantitativa" (QE) se entienden ahora mucho mejor que cuando se introdujeron después de la crisis de 2008.

En los primeros años de estos experimentos de política monetaria sin precedentes, los inversores temían razonablemente que fracasarían o que causarían una inestabilidad financiera aún mayor. El estímulo monetario se comparó a menudo con un fármaco de rendimiento ilegal, que produciría un breve rebote en la actividad económica y los precios de los activos, seguido de una depresión una vez que el estímulo artificial se retirara o incluso se redujera.

Muchos inversores aún creen que la recuperación posterior a la crisis está condenada al fracaso, porque fue desencadenada por políticas monetarias insostenibles. Pero esta ya no es una visión razonable. El hecho es que la política monetaria experimental ha producido resultados positivos.

La Reserva Federal, que fue pionera en los experimentos posteriores a la crisis con tasas de interés cero y el programa de compra de deuda QE, comenzó a reducir sus compras de valores a largo plazo a principios de 2014, detuvo la QE por completo ese mismo año y comenzó a elevar las tasas de interés en 2015, sin producir los efectos negativos predichos por los escépticos.

En lugar de volver a la recesión o al estancamiento secular, la economía de EE. UU. Continuó creciendo y creando empleos a medida que el estímulo se reducía y luego se detenía. Y los precios de los activos, lejos de colapsar, alcanzaron nuevos máximos y se aceleraron al alza desde principios de 2013 en adelante, exactamente cuando la Fed comenzó a hablar sobre la disminución gradual de la expansión cuantitativa.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+