image

Laberinto en el mercado financiero

Andrés Hidalgo Castro
por OnTrader Hace 2 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Forjar metódicamente las características del fracaso, evita heridas profundas ante una racha negativa. Elegir los inconvenientes que arribarán, define si perder dinero es un problema o no. El factor sorpresa eleva el impacto de una mala elección. Al subestimar el poder de las decisiones se genera un laberinto de problemas. Buscar soluciones desde el arribo del percance es un error garrafal porque empodera los problemas, es trascendental aprender a eludir este error, para tal fin, se requiere sincronizar entre sí, cuatro elementos: hábitos, estrategia, análisis técnico y táctico. Es difícil encontrar a un trader con tal habilidad incluyendo a muchos profesionales. ¿Qué causa que estos cuatro elementos no estén sincronizados? :

1. Desconocimiento de la asimetría de la estrategia
2. Idealización de la estrategia y de la tendencia
3. Incapacidad de diagnosticar y prevenir hábitos nocivos
4. Desacople entre el análisis táctico, técnico y estrategia

Los siguientes pasos requieren el apoyo de un plan de trading de calidad, para hacer frente a las cuatro debilidades:

1. Eliminar hábitos nocivos: Entorpece su comunicación con la estrategia, volviendo lerdo el análisis técnico ,acribillando el plan de trading
 2. Enlazar el análisis táctico con la estrategia: Al detectar las tendencias de la estrategia podrá aplicar el intervalo correcto que permita amortiguar la fase negativa
3. Usar un análisis técnico certero: Para manejar correctamente la pausa y la ejecución de la estrategia.

Imagine, asiste al médico, recibe un diagnostico pero no un tratamiento. Algo similar sucede al hallar el motivo de la perdida, pero no una solución. El análisis táctico resuelve el dilema, al encargarse de examinar la estructura de la estrategia, la causa y el efecto de su mal o buen funcionamiento, además propone soluciones contundentes. La asimetría de toda estrategia se revela en un momento que es predecible, pero, sin un plan bien engranado es poco probable anticipar la racha negativa. No escatime esfuerzos para mantener su conexión con la estrategia, por esa puerta ingresan problemas de muy alto calibre, encargados de convertir su jornada de trading en una pesadilla.

Cuando siento que los problemas se han salido de control: cierro todas las órdenes, apago la computadora y me alejo; sin embargo le es difícil realizar estas maniobras, a quien ha perdido el control sobre sí mismo. Para evitar la desconexión con la estrategia es prioritario limpiar la mente de hábitos tóxicos, de lo contrario, sin importar los esfuerzos terminará en el laberinto de problemas. No seguir la estrategia indica que se carece de un estudio táctico y técnico riguroso, también es señal de que los hábitos nocivos están interrumpiendo el proceso de la estrategia. La cantidad de meses o años, que transcurren sin perder la conexión con la estrategia, señala que tan bien estructurado es su plan. La conexión del trader novato con la estrategia es intermitente. Las estrategias contienen tendencias pronosticables, predecirlas, forja la capacidad de conocer el momento preciso para pausar o ejecutar la estrategia, con el propósito de eludir pérdidas evitables.

 Ni el experto evadirá eternamente el laberinto, pero, a diferencia del principiante estará preparado para descifrarlo, y salir con el menor número de heridas posibles. Experimentar el álgido desasosiego, durante los altibajos de un proceso, es una sensación ineludible, para quien ostenta un alma que anhela embriagarse de éxito; por ejemplo: quienes acuden al gimnasio sienten ardor y dolor en sus músculos, pero es el precio a pagar. El otro camino es sentarse en el sofá y comer una pizza. Me encanta ir al gimnasio, desde hace 8 años. Descubrí que sin dolor no hay recompensa. En este negocio sin incertidumbre y sin dolor tampoco gozará de beneficios, el trader experto lo entiende, el novato huye, interrumpiendo el procesos. Es similar a sembrar y sacar de la tierra la semilla, porque no dio frutos al día siguiente. El proceso produce molestia; entrénese y prepárese para soportar el dolor, mientras más lo tolere, mayor serán las probabilidades de salir victorioso del laberinto.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+