image

"Salvados, unos más que otros, por el BCE, tanto en lo político (ahora Cataluña) como en lo económico ¿Puede durar esto eternamente?..."

por Moisés Romero Hace 2 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Me dice Arthur L. analista londinense, que "el Reino de España, y otros países de la Eurozona, como Italia, Portugal, Irlanda, han sido salvados por la mano del BCE. Compras masivas de bonos han servidos de paragüas frente a las tormentas políticas sufridas recientemente (adiós a las mayorías y auge de los populismos e izquierdas reaccionarias) y las que están encima como el intento de secesión de la Cataluña española). A pesar de las enormes fisuras detectadas en la Unión Europea, el bloque ha logrado conjurar los peligros. Gracias al BCE se han evitado catástrofes financieras inducidas por la situación exterior y aumentadas por los políticos de cada país (falta de comunicación y de diálogo, de empeño por resolver asuntos de vital importancia, entre ellos) ¿Alguien se imagina lo que hubiera sucedido en el Reino de España sin la ayuda y asesoría del BCE? ¿Y qué hubiera pasado en Italia, tras sus referendum e idas y vueltas políticas? ¿O en Portugal, sin las directrices marcadas por la máxima autoridad monetaria europea? ¿O en Irlanda? Salvados, unos más que otros, como se observa en el gráfico adjunto, por el BCE. Pero nada es eterno ¿O sí? ¿Hasta cuándo?..."

El BCE tiene ya más de 200.000 millones en deuda pública española. El Banco Central Europeo (BCE) ha destinado un total de 201.103 millones de euros a la adquisición de deuda soberana española, una cifra que representa el 11,9% del total invertido por el banco central a través de su programa de compra de activos públicos, conocido popularmente como QE, que entró en funcionamiento en marzo de 2015.

Durante el mes de julio, la institución ha adquirido bonos soberanos españoles por importe de 6.312 millones, una cifra un 1,8% superior a los 6.202 millones comprados en junio.

De este modo, la española era la cuarta deuda soberana con mayor presencia en la cartera del BCE a 31 de julio, solo por detrás de Alemania (404.064 millones), Francia (325.298 millones) e Italia (283.709 millones), en línea con las estimaciones en función de la clave de capital correspondiente a cada uno de los países.

Imagen

Y, mientras esto sucede, la clave siue siendo el bajo crecimiento potencial, salvo el caso del Reino de España. Y el hecho de que las condiciones financieras sean extremadamente laxas supone un escenario hasta el momento positivo, en términos de amortiguar las tensiones. Pero, el BCE no es la solución a los problemas de bajo crecimiento ante la debilidad de la demanda (falta de certeza económica a futuro) y de la oferta (rigideces en el sistema productivo).

La política monetaria ha sido clave para amortiguar hasta el momento los riesgos financieros y económicos. Pero, llega un momento en que las medidas monetarias extremas se pueden convertir en un riesgo adicional. Es importante en este sentido que la política monetaria no sea la excusa para no tomar medidas de ajuste, decía recientemente José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la AEB.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+