image

"El filón de oro que todos buscamos quizá esté en la volatilidad ¿Especulamos con sus rugidos?..."

por Moisés Romero Hace 4 días
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

"Reconozco que hay que tener bemoles para jugar y especular con futuros. Puedes perderlo todo mientras sorbes una taza de café. Los que seguimos el día a día de los mercados buscamos con ansia el filón, el gran filón, la gran veta de oro. Pero muy pocas veces lo encontramos. Hay actores que se mueren sin haber encontrado ni una sola pepita de oro en el río de la Bolsa y de los mercados. Llevo varias semanas pensando que quizá ese filón, esa gran veta de oro esta en el rugido súbito de la volatilidad. Ese rugido que hace tambalearse al templo del dinero, al becerro de oro. El gran problema es cómo financiar el tiempo, la espera. No podemos olvidar que la volatilidad lleva dormida muchos meses. sin inmutarse con nadie ni con nada. También la volatilidad depende de la m,ano de dios, que mece la cuna de los mercados y de la Bolsa. Eso es lo que más miedo me da: el control de todo por esa mano. Somos guiñoles en casi todo. Y por supuesto, en el mundo de la inversión y de la Bolsa. Insisto, ha que tener bemoles para ponerse delante del toro de la volatilidad. Yo no los tengo. Creo que la mayoría de mis clientes, tampoco. Y eso, es, precisamente lo que me anima a pensar que la gallina de los huevos de oro, el gran pelotazo está en la volatilidad", me dice el CEO de una importante gestora de fondos.

A propósito de este asunto, hace unos días me llegó, vía Self Bank, una definición fácil, comprensible del término volatilidad:

Si un niño explicase lo que es la volatilidad diría que es tener cada día una carga de trabajo muy distinta como, por ejemplo, cuando van al colegio: unas veces les mandan muchos deberes y otras ninguno, por lo que sería mejor que siempre tuviesen que hacer el mismo número de deberes todos los días para que fuera más fácil poder organizarse.

Si un niño puede definir un término financiero como la volatilidad de una forma tan sencilla, como no vamos a entenderlo. Este es el leit motiv del proyecto educativo llevado a cabo por Self Bank junto a 25 gestoras de fondos, Pequeños Inversores, que busca desmitificar que las finanzas son complicadas.

El término volatilidad es utilizado en muchos casos como una aproximación al riesgo de un fondo, de este modo se indica cuánto se desvía la rentabilidad actual de las rentabilidades históricas. Es decir, tenemos un fondo A, con una media de sus cotizaciones de 5, y tenemos otro fondo B, que también tiene una media de cotizaciones de 5, a priori pueden parecer iguales, pero hay que tener en cuenta en cada uno de los casos la desviación respecto a la media, si es mayor o menor. Aasí, cuanto mayor es la desviación, más volátil es el fondo.

Imagen

Es importante tener en cuenta tanto que la volatilidad mide el riesgo pasado del fondo, no el riesgo futuro. Asimismo,  que un fondo sea muy volátil no significa necesariamente que pierda dinero. La volatilidad no es algo malo en sí mismo, pero no todos los inversores son capaces de asumirla. Por eso,  debemos conocer bien las características del fondo antes de invertir en él, ya que esto nos ayudará a entender mejor el posible comportamiento futuro. Es fundamental comparar siempre la volatilidad de un fondo con la de otros fondos, pero siempre dentro de la misma categoría; no tendría sentido comparar la volatilidad de un fondo monetario con la d uno de renta variable, a efectos de decidir entre uno y otro. En definitiva, si eres conservador, es mejor buscar volatilidades bajas.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+