image

Permitan las posiciones cortas

por Laissez Faire Hace 2 mess
Valoración: image2.33
Tu Valoración:
* * * * *

Imagen

Prohibir las posiciones cortas no es prohibir la especulación: es prohibir únicamente la especulación a la baja al tiempo que se sigue permitiendo la especulación al alza (esto es, las “posiciones largas”). Con este tipo de políticas, que la CNMV aplicó el lunes sobre los títulos de Liberbank, no se consigue alcanzar una valoración más realista de las entidades financieras por la vía de doblegar las distorsiones que presuntamente buscan introducir los especuladores bajistas: tan sólo se intenta sesgar el mercado en una dirección alcista, confiando ingenuamente en que quienes apuestan por la depreciación futura de la acción necesariamente se equivocan y que quienes apuestan por una apreciación futura de la acción necesariamente aciertan.

Pero, como es obvio, no hay ninguna razón para que ello sea así: si la posición patrimonial de un banco se halla harto deteriorada, es completamente lógico y deseable que sus acciones se deprecien lo antes posible hasta acoplarse con su valor real.

En caso contrario, no sólo estaríamos falseando la información que el mercado les proporciona al resto de inversores, sino que estaríamos induciéndoles a que adopten decisiones equivocadas al perpetuar una burbuja valorativa. ¿Cuántos de los que hoy aplauden la prohibición temporal de las posiciones bajistas desearían que la burbuja inmobiliaria, las acciones de Bankia o incluso las acciones del Popular hubiesen pinchado mucho antes de lo que lo hicieron para así evitar que más inversores incautos dilapidaron allí sus ahorros? Pues prohibiendo las posiciones cortas sólo se dilata un ajuste de precios que en caso contrario sería mucho más veloz.

En suma: si Liberbank está podrido, la restricción de las posiciones cortas sólo retrasará un final inevitable; si Liberbank no está podrido, resulta innecesario prohibir las posiciones cortas pues la situación real de la entidad terminará imponiéndose frente a quienes yerran apostando por su caída.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+