image

No nos adelantemos, ya habrá tiempo para preocuparnos

por Carlos Montero Hace 4 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Uno de los hechos de los que más se está hablando en los mercados en los últimos días, es la excesiva sobrevaloración del sector tecnológico en EE.UU. y el incremento de la posibilidad de una fuerte corrección que se extienda al resto del mercado.

Tras el informe del pasado viernes de Goldman Sachs, en el que advirtió a los inversores de excesivos precios en los componentes del sector, se han revivido los temores a un nuevo estallido de la burbuja puntocom. Las caídas en las cinco grandes (Facebook, Apple, Amazon, Microsoft y Google), fueron importantes tras este informe, aunque al cierre se mitigaron, y continuaron el lunes.

Ahora bien, a la vista de las fuertes revalorizaciones que han tenido estos títulos tecnológicos este año, el excesivo nerviosismo provocado por las recientes caídas, ha llevado a pensar a algunos analistas que la tendencia alcista que presentan los indicadores es más vulnerable de lo que parece.

“El informe de Goldman recogía algo que era evidente: El sector tecnológico cotiza a ratios claramente sobrevalorados. Por eso extrañó a todo el mundo que la reacción del mercado fuera tan violenta. Eso sugiere que los inversores están a la espera de la menor contrariedad para recoger beneficio. El viernes pasó en el sector tecnológico, mañana puede pasar en el resto del mercado. Este hecho ha provocado una calma tensa que me temo se extenderá al verano”, me comentaba ayer un operador.

No estoy de acuerdo con esta interpretación. Mirado en perspectiva, una corrección del sector tecnológico no era sólo previsible, sino conveniente. En los últimos seis meses Apple, por ejemplo, ha subido más del 30%. Un descenso del 6% desde esos máximos es algo absolutamente normal y saludable.

El siguiente gráfico, muestra la evolución de los distintos valores del S&P 500 en los últimos seis meses. Vemos como las mayores alzas las presentan los valores tecnológicos, por tanto, es normal una rotación de sectores en los próximos meses, sin que caídas en los primeros implique necesariamente la repetición de un crash como en el 2000.

Imagen

En resumen, creo que la incertidumbre que ha generado entre los inversores la fuerte caída de las tecnológicas tras el informe de Goldman Sachs es exagerada. Hay muchos otros factores que podrían preocuparnos en la actualidad, y que podrían aconsejarnos reducir las posiciones en renta variable. Pero a mi juicio, no una toma de beneficios en un sector que había subido en exceso, para trasladar las posiciones a otros títulos con peor comportamiento.

No nos adelantemos, ya habrá tiempo para preocuparnos.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+